Jugadores legendarios del tenis de mesa

Han habido, a lo largo de los años, jugadores extraordinarios de tenis de mesa, que han sido capaces de conseguir grandes logros. Pero la categoría de leyenda de un deporte, va más allá de los títulos, y solo unos pocos son merecedores de dicho calificativo.

Jan-Ove Waldner
Jan-Ove Waldner

Probablemente no haya un jugador que mejor encaje en la definición de leyenda que Jan-Ove Waldner. Este gigante sueco fue el primer jugador en completar el Grand Slam, y el único a lo largo de la historia que ha sido capaz de arrebatar el oro olímpico a un jugador chino. Waldner, conocido como Evergreen, lo ha ganado todo, y ha permanecido en activo hasta fechas muy recientes, enfrentándose incluso a jugadores entrenados por quienes fueron sus rivales en los inicios de su carrera. En China es todo un icono y sus seguidores se cuentan por cientos de miles.

zhang_jike
Zhang Jike

Zhang Jike es otro de los grandes nombres que, sin duda, pasará a la historia por su increíble talento, que le ha permitido ser uno de los 4 jugadores en toda la historia en completar un Grand Slam, con la particularidad de que él lo hizo siendo el jugador más joven en lograrlo. Campeón del mundo en 2 ocasiones, es uno de los jugadores más espectaculares y luchadores que han existido nunca.
Su gran rival, y actual número 1 es Ma Long, un jugador cuyos números hablan por sí solos. Posee el mayor porcentaje de victorias de todos los tiempos, y ha ganado infinidad de títulos, ganándose una reputación de

Ma Long
Ma Long

invencibilidad que, con el paso del tiempo, seguro le otorgará la condición de leyenda. A pesar de todo, Ma Long tiene un punto débil, y es que no maneja la presión de los grandes acontecimientos de un modo eficaz. Ello le ha llevado a que todavía no haya podido alzarse con un campeonato del mundo, pero teniendo en cuenta su dominio actual, es cuestión de tiempo que lo logre.

deng_yaping
Deng Yaping

Y si hablamos de leyendas del tenis de mesa no hay que olvidar a las chicas. Deng Yaping ya era campeona nacional china con 13 años, y tras retirarse acumulaba un historial inigualable, 4 medallas de oro y 18 campeonatos del mundo. Nombrada atleta femenina del siglo en China, no cabe duda de que ella es la referencia en cuanto a jugadoras legendarias de tenis de mesa.

Historia del tenis de mesa

Contrariamente a lo que ocurre en deportes como el fútbol o el básquetbol, cuyos orígenes se conocen de forma bastante precisa, los inicios del tenis de mesa no están claramente definidos.

La tesis que mayor aceptación tiene es la de que este deporte surgió de manera puramente accidental en Inglaterra, allá por el año 1870. Se cree que, ante la imposibilidad de jugar por la lluvia, un grupo de jugadores de tenis improvisaron una variante de este deporte bajo cubierto, utilizando una mesa cuadrada y colocando en el centro una cuerda atada a unos palos que hacía las funciones de red.

No se sabe con certeza qué artilugios utilizaron a modo de raquetas y pelotas, y en este sentido hay todo tipo de hipótesis, pero lo importante es que esta variación del tenis tuvo una rápida aceptación entre los estudiantes universitarios, que no tardaron en extender la práctica de este juego por todo el país.

Apenas 15 años más tarde de este accidental nacimiento del juego, en 1884, salía al mercado un juego de tenis de salón, y un año después, James Devonshire patentaba el «Table Tennis» o tenis de mesa, otorgándole así, por primera vez al juego la denominación que posee actualmente.

Sin embargo el juego como tal todavía estaba lejos de ser lo que es hoy en día. En 1891 Charles Bater diseñó una versión en la que las bolas eran de corcho y James Gibb, un popular atleta de la época jugaba a algo similar al tenis de mesa actual, pero con pelotas de goma y unas raquetas muy distintas, de mango muy alargado.

El propio Gibb, durante un viaje a Estados Unidos, descubrió las pelotas de celuloide, las cuales cosecharon un éxito inmediato. También es suya la autoría del término “Ping pong”, con el que comenzó a conocerse este deporte, y que se basó en el sonido que emitía la pelota al impactar en la raqueta y en la mesa sucesivamente.

Para comienzos de siglo XX ya se celebraban torneos multitudinarios de este deporte y se publicaba la primera revista especializada. También en esta misma época aparecen las primeras raquetas recubiertas de goma o caucho.

En 1926 se fundaba la asociación inglesa de tenis de mesa, que fue la encargada de emitir reglas y estatutos reguladores del juego. Un juego que alcanzaría su momento más álgido con la inclusión como deporte olímpico en 1988.

El tenis de mesa en las olimpiadas

A pesar de contar con casi un siglo de existencia, no fue hasta el año 1977 cuando el tenis de mesa logró su reconocimiento como deporte olímpico. En 1981 fue incluido en el programa, y en 1988 se disputó la primera competición de tenis de mesa en el transcurso de unas Olimpiadas, en concreto, en los juegos de Seúl.

Se trata, por tanto, de una trayectoria bastante breve la que tiene este deporte dentro del marco de las Olimpiadas, pero estos casi 30 años han dado para muchas cifras y hechos interesantes, aunque la mayoría de ellos tienen como protagonista el apabullante dominio del medallero que exhiben los jugadores chinos.

El tenis de mesa en las olimpiadas
El tenis de mesa en las olimpiadas

De todas las medallas de oro que este deporte ha entregado a lo largo de todos estos años, 28 han sido logradas por representantes de éste país, un porcentaje que se acerca al 90% de las disputadas. Un dominio que no muestra indicios de finalizar a corto plazo, ya que la última vez que un jugador de otra nacionalidad se hizo con un oro olímpico fue en los juegos de Atenas 2004, y en los recientes juegos de Río volvieron a dejar patente su hegemonía, proclamándose vencedores en las modalidades individuales y por equipos masculino y femenino.

El primer ganador de un oro olímpico de nacionalidad distinta a la china fue Jan-Ove Waldner, un jugador sueco considerado entre los más grandes de todos los tiempos, y que pese a arrebatar la supremacía china en las olimpiadas de Barcelona 92, se convirtió en todo un ídolo en aquel país. Hasta tal punto ha llegado la popularidad del campeón sueco que Waldner es el único extranjero vivo al que China ha dedicado un sello de correos.

Tras la hazaña de Waldner, sólo otro europeo ha sido capaz de subir al podio en unos Juegos Olímpicos. Se trata del alemán Dimitrij Ovtcharov, que logró el bronce en Londres 2012.

Por otro lado, hay que señalar que, si bien en las primeras ediciones de citas olímpicas en las que tuvo presencia el tenis de mesa, este deporte se disputaba únicamente a modo individual, desde 2008 también existe competición por equipos. Algo que no ha cambiado demasiado el dominio asiático de este deporte, ya que el único país que ha conseguido meterse en el podio olímpico ha sido Alemania.

Reglas del tenis de mesa

Casi todo el mundo ha jugado alguna vez al ping pong, y conoce de manera más o menos intuitiva las reglas básicas. Todos sabemos que la pelota debe picar en el lado contrario y no en el propio, que si pica más de una vez en campo opuesto ganas el punto y que si la lanzas fuera de la mesa sin que pique, el punto se lo anota tu rival.
Pero más allá de ese conocimiento básico, ¿Sabes las reglas del tenis de mesa? Es posible que algunas las conozcas, pero con este pequeño repaso, las tendrás mucho más claras desde ahora

El servicio

Se determina por sorteo. Cada jugador o pareja saca dos veces seguidas, tras lo cual el turno de saque pasa al rival. Para realizarlo hay que poner la pelota en la palma y lanzarla al menos a 16 cm de altura para golpearla. Debe dar el primer pique en el lado propio, atravesar la red y picar en el lado del oponente. Sólo entonces el rival puede golpear la pelota con su paleta.

Jugada

El periodo comprende desde el servicio hasta que la pelota pica en el propio lado, pica dos veces en el lado contrario, o se marcha fuera de la mesa. Si una jugada es anotada se llama tanto, si es anulada, no se anota. Cada jugador puede golpear la pelota para pasarla al lado contrario indefinidamente, no existe una limitación de golpes, y la jugada sólo finaliza cuando se da una de las mencionadas circunstancias.

Marcador

En el tenis de mesa, ganar un juego exige alcanzar 11 tantos, siempre que al llegar a esa cifra se haya logrado una diferencia de 2 tantos sobre el rival. De no ser así los jugadores seguirán disputando tantos hasta que uno de ambos logre dicha diferencia.
El partido puede ser a 3, 5 o 7 juegos en función de la competición que se dispute. Para proclamarse ganador, un jugador debe superar la mitad de los juegos en disputa.

Cambio de lado

Cada jugador o pareja comienza en un lado, y debe cambiar de lado al finalizar cada juego. Dado que el número de juegos que se disputan es siempre impar, durante el último dicho cambio de lado se producirá cuando uno de los contrarios haya conseguido anotarse 5 puntos.

¡Lea más acerca de las reglas aquí!

El tenis de mesa en China

Si China ha sido tradicionalmente la mayor potencia mundial en este deporte no es tan sólo por el elevado número de su población. Existe una razón política detrás de la popularidad del tenis de mesa en este país.
Se cree que la llegada de este deporte a China fue como consecuencia de su introducción en Japón por parte de un estudiante universitario, que lo importó de Inglaterra en 1902. A mediados del siglo XX, con un régimen comunista en el poder, el ping pong se convirtió en deporte nacional de China por imposición política de sus líderes.
Todo había comenzado con un tal Ivor Montagu, británico criado en una familia de banqueros judíos, cuyas ideas eran afines al comunismo. Montagu fue un destacado jugador y posteriormente fundador de diversas asociaciones, y su pasión por el tenis de mesa lo llevó a creer que este deporte tendría gran aceptación en China, debido a que la gente podría practicar este deporte dentro de las mismas fábricas donde llevaban a cabo su jornada laboral.
No se equivocó. Los chinos recibieron al tenis de mesa con entusiasmo, lo que unido al apoyo del régimen comunista para su popularización dio lugar a que muy pronto los chinos se convirtieran en toda una potencia. El gobierno enviaba entrenadores a todos los rincones del país en busca de niños con especial coordinación óculo-manual para prepararlos como campeones, y esta política obtuvo sus frutos sin tardar demasiado.
El primero de los grandes nombres que resultaron de esta política fue el de Zhuang Zedong. Reconocido como el mejor jugador de todos los tiempos, Zedong obtuvo 3 títulos mundiales, en 1961, 1963 y 1965, aunque cayó en desgracia tras la muerte de Mao Tse Tung y terminó siendo encarcelado.
Deng Yaping es, a nivel femenino, el mejor exponente de la impresionante reserva china de jugadores. Está considerada como la mejor jugadora que ha dado China, manteniéndose en el número 1 del ranking mundial durante casi la totalidad de su carrera como jugadora profesional. En ese periodo consiguió cuatro medallas Olímpicas y 18 títulos mundiales.
Al margen de estos dos referentes, China ha producido infinidad de jugadores de altísimo nivel. Tanto es así que incluso desde hace unos años, son muchos los jugadores y jugadoras nacidos en China que han optado por adquirir otra nacionalidad para poder tomar parte en competiciones internacionales, debido a la brutal competencia existente en su propio país.